Series TBBT por dentro The Big Bang Theory

Sheldon no se merece los amigos que tiene


El personaje que todos amamos odiar es un rol clásico de muchas series de televisión. Y más o menos ese también es el papel que Sheldon cumple en The Big Bang Theory, hasta el propio Chuck Lorre parece entenderlo así, cuando afirmó en una entrevista que Sheldon puede ser un desgraciado, pero que la magia del carisma Jim Parsons lo vuelve adorable para el público.

El personaje estaba construido para ser popular, pero el ingrediente “adorable” que le aportó Parsons, lo volvió un enorme éxito.

El arranque de la segunda mitad de la temporada 11 nos lo ha vuelto a demostrar esta verdad que no tiene nada de relativa y mucho de absoluta: que Sheldon puede ser completamente despreciable.

A partir de la preocupación de Amy sobre la elección de su dama de honor, a Sheldon se le ocurre hacer un experimento con sus amigos, para decidir cuál de ellos está “más capacitado” para ser su padrino de bodas y la dama de honor de Amy.

Lo irónico es que ambos se embarcan en este proyecto, declarando que lo hacen para evitar que sus amigos se enojen por su decisión, independientemente de cuál sea esta. Sin embargo, el experimentar a espaldas de los interesados es algo que ya hemos visto antes en la serie, Sheldon y Amy se lo hicieron a Leonard y Penny. Y los resultados no pudieron se más claros, sus amigos se sintieron profundamente insultados e indignados por ser tratados casi como animales de laboratorio. Y aquí sucede lo mismo, pero a mayor escala, porque Sheldon y Amy logran que todos se enojen con ellos.

La locura (y supongo que también la estupidez) consiste en hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados distintos. Bien, Sheldon y Amy vuelven a hacer experimentos con sus amigos y lo vuelven a arruinar. ¿Esperaban que ahora sus amigos se lo tomaran mejor? ¿O fue la simple presunción de que no serían descubiertos, aunque le enviaron las mismas pruebas a todos simultáneamente? ¿Tan tontos creen que son sus amigos? ¿O los tontos son ellos por creerlo?

Sheldon no se merece los amigos que tiene. Y cada vez resulta menos creíble que ellos le aguanten todo lo que le aguantan y la comedia siga funcionando. Quizás el carisma de Jim Parsons es más poderoso de lo que creemos. Quizás la fidelidad de los fans de la serie sea más grande de lo que suponemos. Porque rebasa todos los límites de la credulidad y la lógica.

Porque ¿quién en su sano juicio toleraría un “amigo” que se la pasa juzgándote por cada cosa que haces o dices? Alguien que, sin venir a cuento, trata a todos como retrasados mentales y a Penny como una puta. Alguien que además de aburrido, pretende monopolizar todas las conversaciones e imponer su punto de vista.

Y Amy no se queda atrás, ¿qué mérito ha hecho para ser considerada la mejor amiga de Penny? ¿Basta frecuentar a alguien todo el tiempo para que se convierta automáticamente en tu mejor amigo? Penny dice que Amy “siempre ha estado allí para mí”. ¿En serio? ¿Qué ha hecho exactamente Amy por Penny? Yo la verdad no recuerdo casi nada, si acaso esa vez cuando Leonard salía con Prya y Penny comenzó a lamentar haber sido tan idiota como para dejarlo, Amy fue a buscarla y Penny se puso a llorar. Un abrazo y unas palabras de consuelo, hasta que Amy decide aprovechar y medir las ondas cerebrales de “su amiga”, mientras sufría. No es una escena precisamente tierna y que demuestre amor desinteresado.

La verdad, es que, si quitáramos los caprichos del guion, la verdadera amiga de Penny sería Bernadette, no Amy. Y Sheldon no sería el mejor amigo de Leonard. Es duro decirlo, pero es la verdad. Porque en la vida real, alguien que ofende a sus amigos de la manera como Sheldon lo hace, no conseguiría el perdón fácilmente. Pero como estamos en una comedia televisiva, y solo tenemos 20 minutos para todo, las cosas deben resolverse rápidamente. Si aceptas la premisa lo aceptas y sigues para adelante, pero si mantienes una pizca de espíritu crítico, no tardarás en darte cuenta de que las piezas no encajan y todo es muy forzado.

Alguna vez, cuando los chicos peleaban por un puesto permanente en la universidad, la amistad de los chicos fue puesta a prueba. Amy le dijo sabiamente a Sheldon que no debería seguir con la pelea, porque al fin y al cabo no merecía la pena: “Tú siempre serás un genio, pero dudo que puedas encontrar nuevos amigos”. Sheldon debería agradecer cada día haber encontrado gente con tanta paciencia como para aguartale sus groserías y seguir llamándolo amigo.

Piénsenlo, alguien que maltrata a la gente que le rodea, que los menosprecia y los humilla, no merece tener amigos. Y sin embargo, por suerte para Sheldon, la amistad no siempre es una cuestión de merecimientos. Se trata solo de encontrar a alguien que es mejor que nosotros. Y hasta en eso, Sheldon tiene suerte.



Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias