Series TBBT por dentro The Big Bang Theory

Reseña de The Big Bang Theory 11×20: La despedida de soltera de Amy es un momento destacado de la temporada | Glamour


Después del episodio aletario del sándwich de pastrami de la semana pasada, The Big Bang Theory volvió a lo que mejor sabe hacer: dejar brillar a su reparto. Específicamente a Mayim Bialik, a quien se dio la mitad del episodio para demostrar que es una absoluta genio de la comedia. Lo único mejor hubiera sido que tuviera todo el episodio, pero uno solo puede soñar.

La otra parte de la historia de la noche —visitar a un científico escalofriante y solitario en su cabaña en el bosque— no tenía nada que ver con lo que sucedía en Pasadena con Amy. Ella no pudo ir con Sheldon al bosque porque era su fin de semana de su despedida de soltera y va a casarse.

Para su fiesta, Amy imagina desnudistas y tragos corporales, pero eso no es lo que Bernadette y Penny han planeado. En su lugar, han organizado un evento social popular de mediados del siglo XIX, en el cual las mujeres chismeaban tomando té y hacían acolchados. Ahora bien, me encanta una buena tarde haciendo libros de recortes sobre mí misma, pero ¿como reemplazo de una despedida de soltera? Ah, no. Por supuesto, no importa qué evento las chicas hayan planeado para Amy, porque el verdadero premio para nosotros los espectadores es la hilarante reacción de Amy. Esperaba un “solo bromeaba” de Penny y Bernadette durante la reunión de acolchados, pero quizás conozco mejor a Amy que todas ellas.

Está bien, ver la cara de fingimiento de Amy, su “cara divertida” es oro puro; sin mencionar el intento de Penny y Bernadette de ser damas del siglo XIX disfrutando de la hora del té. Es demasiado para Amy. Cuando ellas chasquean sus tazas de té es la gota que rebasó el vaso. “¡¿En serio, qué demonios?!”, les dice. “Es mi despedida de soltera, ¿té y edredones?” El guión es perfecto pero la interpretación puntual de Bialik es lo que hace la pena verlo una y otra vez.

Amy dice que la despedida de soltera debe ser divertida, salvaje y llena de malas decisiones, a lo que Penny bromea: “[Bernadette] tuvo dos hijos seguidos y pensó que esto te gustaría, ¡así que empezamos bien!” Ella tiene un punto, pero definitivamente fue una de las decisiones más cuestionables de Penny.

Pero no se alarmen, Bernadette dice que simplemente pueden ir a un lugar para tomar unos tragos corporales de camareros sin camiseta. Amy contesta que eso podría ser demasiado, esperan que Penny y Bernadette adivinen sus verdaderas intenciones. Una vez más, no lo hacen. “¡¿Acaso no entienden lo que esto significa?!”, grita Amy. Todo está bien, pero no me sorprende.

Un poco más tarde, Penny, Bernadette y Amy entran en un bar de lujo y bueno, esto es lo que sucedió:

Me gustaría haber visto a Amy hacer amigos entre los clientes toda la noche, en lugar de pasar todo el rato con Penny y Bernadette. Ella está tan feliz y su alegría es contagiosa por sus próximas nupcias, que no quería que esa noche termine. Amy es el tipo de mujer que aplaude contagiosamente por sí misma y no podría importarle menos si sus gafas se resbalan de la cara por sonreír tanto. Ella es tan descaradamente ella misma que siento que estoy recibiendo una lección de confianza solo en este episodio.

Doce minutos más tarde, sin embargo, se ha desmayado en el bar, mientras Penny y Bernadette siguen tomando chupitos. Lo único bueno de la historia paralela de Sheldon en ese momento es que él se da cuenta de que no quiere estar en la cabaña porque extraña a Amy… y a su teléfono. Es un momento dulce que hemos visto poco esta temporada.

Pero volviendo a Amy: Se ha desmayado en el sofá de Penny y Leonard, hasta que despierta y está cubierta por el edredón a medio hacer y con ojos de mapache. Queriendo que su amiga crea que tuvo una noche salvaje, Penny y Bernadette trabajan graciosamente para encubrir lo tranquila que realmente fue la fiesta de Amy. Penny le pregunta a Amy si recuerda que bailó Riverdance para un bombero sin camisa y la reacción de Amy es de lo que están hechas las victorias en los Emmy.

Más tarde, Sheldon vuelve a casa y encuentra a una Amy con los ojos azules. Le cuenta a Sheldon sobre la noche —o mejor dicho, sobre la noche que Penny y Bernadette le contaron— y lo hace de una manera tan directa que hace que la escena sea todavía más divertida. Luego, cuando Sheldon le pregunto si aún lo amaría si él no fuera quien ella cree que es, le contesta: “¿Y si yo soy una mujer salvaje que baila Riverdance?”. Mayim interpreta esta escena con una sutileza tan sincera que te enamorarías de Amy aunque ella te revelara algo horripilante.

Sheldon y Amy intercambian un beso y un “Te quiero”, antes de que Sheldon le pregunte si realmente sabe bailar Riverdance. Amy le da una mirada seductora y dice: “Dímelo tú”, antes de lanzarse a ofrecer una versión demasiado confiada, con algo de efecto por la resaca, de Riverdance. Sheldon está estimulado por su talento (algo que nunca pensé que escribiría) que mira hilarantemente por encima de su hombro antes de decirle suavemente: “Seré el único hombre delante del cual harás eso”.

Y ahí lo tiene, es la primera vez desde el estreno de esta temporada que estoy genuinamente emocionada de que la boda llegue. ¡Que llegue de una vez el 10 de mayo!

Esta entrada se publicó originalmente como: ‘The Big Bang Theory’ Season 11 Episode 20 Recap: Amy’s Bachelorette Party Is a Season Highlight, en la versión digital de la revista Glamour, por Jessica Radloff, en inglés. Nosotros la hemos traducido lo mejor que podemos para el fandom en español.



Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias