Farándula Series The Big Bang Theory

Kaley Cuoco nos motiva a ejercitarnos y se crea una controversia inútil sobre sujetadores y pezones


Si pensabas que Kaley Cuoco se iba a quedar en cama luego de su operación al hombro, estás muy equivocado. Es cierto que los días posteriores a la operación estuvo convaleciente, llegando a refugiarse en los carbohidratos y la melancolía, pero esa fue solo una fase de la que ya se ha recuperado.

Debidamente asesorada, Kaley ha comenzado una rutina de ejercicios, no solo para mantenerse en forma, sino para demostrar que puede mantenerse una buena rutina de ejercicios si tienes fuerza de voluntad.

@proactivesp @torque.fitness helping me train one arm down 💪🏼 #yesyoucan 🏋🏼‍♀️ 2 weeks post OP #noexcuses

Una publicación compartida de @ normancook el

en este video agradece a Proactive Sport Performance y Torque Fitness por ayudarle con este ejercicio para quienes tienen un brazo inhabilitado.

Una cosa graciosa que vi en los comentarios a propósito de estos videos es que en el primero, que Proactive Sport Performance también publicó en su cuenta oficial, ellos le añadieron la frase “¿Cuál es tu excusa?”, para intentar motivar a que las personas dejen de justificarse para no hacer ejercicios. Pero no contaba con que varios usuarios de Instagram respondieran con: “Siempre tengo una excusa” o “Ya se me ocurrirá alguna”. A pesar de que va en contra de la intención de la iniciativa de Proactive, los comentarios son graciosos.

En este segundo video, Kaley nos cuenta que su doctor le llamó la atención por no usar completamente su cabestrillo para sostener su brazo, algo que yo personalmente no me había percatado luego de ver el video anterior.

Por eso, en este segundo video, ella elige otro ejercicio. Lamentablemente, aquí ocurrió una pequeña controversia. Y es que si se fijan bien, y tal como Kaley lo explicó después, ella no está usando un brasier y pueden notarse sus pezones a través de la ropa.

Innecesaria controversia

Este detalle provocó al menos cuatro tipos de respuestas, unas personas respetuosamente le recomendaron que para futuros videos usara otro tipo de ropa o usara un brasier. Aquí yo no vi nada de mal, es una buena recomendación.

La segunda reacción provino, cuándo no, de los “defensores” gratuitos de todas las causas, los que se tomaron las cosas peor que la propia Kaley. Y llevaron la discusión a los típicos tópicos de hoy en día: “quién eres tú para decirme cómo vestir”, “cómo es posible que se escandalicen de un pezón”, “es increíble que les preocupe más un pezón que un revolver (o la guerra, el hambre o cualquier otra cosa seria que no viene al caso, pero que se utiliza para desprestigiar a otros)”. Por lo demás, parece que en esta época dar un consejo, por bueno o bien intencionado que sea, es tomado como una “imposición” y hasta una “agresión”. Vivimos una epidemia de “ultrasensibilidad”.

Revistas como US Weekly y Glamour han hecho eco de esta “controversia” y publicaron sendos artículos clamando por los “ataques” que recibe Kaley por mostrar los pezones. Y como digo, los ataques en contra de Kaley han sido mínimos y no precisamente de quienes le pedían más cuidado en su vestimenta. No sé con qué intenciones la gente intenta crear tormentas en vasos de agua todo el tiempo.

Un tercer tipo de comentarios provino de gente morbosa que simplemente celebraban y se recreaban en mencionar los pezones de nuestra querida Penny. No reproduciré aquí lo que escribieron. Pero esta gente que estaba “a favor” de los pezones (y seguramente querían más) no ha sido tan criticada como las primeras. ¿Por qué?

Quizás porque algo tan “inocente” como un pezón también sirve para ganar audiencias. Hace tiempo leí un artículo que lo denunciaba y de ahí conseguí esta foto que lo demuestra.

Por supuesto, las cadenas televisivas, las revistas y otros miembros de la industria del entretenimiento encuentran muy conveniente apoyar el “derecho” de las mujeres a vestir como quieran, porque es algo que va de acuerdo con sus intereses, pues puede aprovecharse para hacer “fan service”.

¿Algo más?

Kaley ha salido al paso y ha emitido una respuesta, que como escribí antes, explica que no pudo usar brasier porque no podía debido a su hombro adolorido. Una respuesta simple para una cuestión insignificante que seguramente bastará para los fans que con la mejor intención le hicieron una recomendación. Al resto no creo que le importe, unos porque solo les interesa crear controversia y a otros solo les interesa el morbo.

Y también está el cuarto tipo de comentarios, los que ignoraron la controversia y no pisaron el palito, tal como escribió alguien: “Kaley, eres hermosa e inteligente, sé que todo lo que publicas lo haces con la mejor intención, sigue adelante. Que te recuperes pronto”.

Nosotros pensamos igual. Y nos despedimos con algo divertido, para irnos de buen humor. La vida es demasiado corta para vivirla con amarguras.



Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias