Interesante

El Nobel de Sheldon Cooper y el problema con el éxito prematuro

Que Sheldon Cooper ganara el premio Nobel fue la realización de un sueño, pero gracias a un artículo Sheldon Reveals The Problem With Sheldon’s Nobel Prize Win del portal ScreenRant, se nos plantea la posibilidad que eso podría ser un enorme problema para Sheldon en el futuro.

Antecedentes

El artículo nos recuerda que, si bien la idea de ganar el premio Nobel de Física siempre fue una meta de Sheldon, en The Big Bang Theory el personaje lo mencionaba cada cierto tiempo, solo dio pasos concretos para conseguirlo después de volver su relación personal con Amy Farrah Fowler, su esposa y la madre de sus hijos, en una relación profesional, pues fue con ella que elaboró el artículo sobre la Asimetría que llamó la atención de la comunidad científica.

Gran parte de la última temporada de la longeva comedia de CBS se dedicó a contarnos esta historia y la serie cumplió con todo lo previsto al mostrarnos cómo los Cooper ganaron el prestigioso premio.

Y así, mientras en The Big Bang Theory Sheldon mencionaba regularmente que deseaba ganar el ansiado premio, en Young Sheldon esa idea se reforzó, mostrándonos que incluso desde que era un niño y vivía con su familia en Texas, siempre fue su sueño el premio más alto de la física.

Por eso, cuando finalmente ganó el premio, poco después de casarse, fue un momento realmente significativo para él. Sus amigos también lo sabían, y a pesar de su egocentrismo, se aseguró que ellos lo acompañaran en su viaje a Estocolmo, para asistir a la ceremonia y celebrar con él un logro tan importante.

El problema después del Nobel

El artículo pasa a plantear cuál sería el problema de ganar el Nobel a una edad tan temprana: que Sheldon se sintiera sumamente insatisfecho con sus proyectos futuros. Después de recibir el galardón más alto, el más grande reconocimiento en su campo, podría resultar difícil que consiguiera otro logro realmente extraordinario, lo que podría ocasionarle mucha frustración.

Si me permiten la comparación, es como esas muchas estrellas infantiles de Hollywood, que consiguieron fama y fortuna prematuramente, hasta el reconocimiento de la crítica por su desempeño, para luego pasar al olvido, porque después no pudieron lograr nada significativo, entregándose a los vicios para lidiar con su frustración y desarrollando comportamientos sumamente autodestructivos.

No podemos olvidar que, a pesar de tener un comportamiento arrogante, Sheldon suele tener también una tendencia a dudar de sí mismo. A lo largo de The Big Bang Theory, pudimos ver como esa inseguridad ocasiona que Sheldon maneje mal las cosas cuando trabaja en proyectos sin salida y/o poco interesantes, sientiéndose perdido o decepcionado de sí mismo, como cuando dejó la teoría de Cuerdas o su artículo sobre la Superasimetría inicialmente pareció ser refutado.

Sheldon nos ha dejado ver que tiene algunos comportamientos autodestructivos, como cuando fue despedido por insultar a un superior, cuando se encierra y corta todo lazo con el mundo y la realidad. La frustración puede empujarlo a tomar decisiones impulsivas e irracionales, como cuando decidió dejar todo atrás después de sufrir “demasiados cambios” en el final de la temporada 7. Al punto que inició un viaje en tren por todo el país.

Un escenario optimista para Sheldon Cooper

Por supuesto, Sheldon cuenta a su favor con una esposa paciente y compresiva y un leal grupo de amigos, los que seguramente cuidarán de él y evitarían por todos los medios posibles de que él caiga en la depresión y desarrolle un comportamiento autodestructivo.

Incluso puede plantearse que Sheldon ponga en segundo plano su afán de destacar en la ciencia para dedicarle más tiempo a su familia, a sus hijos en particular. A través de Young Sheldon hemos visto como el Sheldon “del futuro” lamenta mucho no haber arreglado las cosas con su padre ni haberle dicho lo mucho que lo quería. Quizás esas revelaciones íntimas indiquen que en el futuro la familia es lo más importante para Sheldon.

También podría darse el caso que Sheldon sí consiga logros importantes después de conseguir el Nobel. Es complicado, pero ¿por qué tendría que ser imposible? Ya nos ha demostrado que, gracias a su familia y amigos, él puede sobreponerse a sus reveses y fracasos.

Escenario negativo… ¿o realista?

La premisa principal del escenario anterior es que Sheldon siempre contará con el apoyo de su esposa y sus amigos, pero, ¿es eso realista? ¿Hay algo que garantice que las cosas seguirán así por siempre?

El final de The Big Bang Theory plantea, a diferencia de otros programas similares, que las cosas “seguirán como siempre”, que el grupo no se separará. Y eso se simboliza en la escena final, porque los vemos cenar juntos, como siempre lo han hecho.

Sin embargo, ¿es eso creíble? Por ejemplo, también sabemos que Leonard y Penny van a tener un hijo. Y eso podría acabar provocando que se muden a una vivienda más grande y apropiada para criar a su hijo, y los que vendrán.

Ese sería un golpe muy duro para Sheldon, que a veces parece depender más del consejo de Leonard y Penny que el de su propia esposa. En las últimas temporadas vimos como Leonard y Penny fueron decisivos para que Sheldon no arruine su relación y hasta su matrimonio con Amy.

Lo que quiero decir es que si bien la serie nos vende, para beneficio de Sheldon, que “nada cambiará”, en la vida real el cambio es inevitable. Y en ese escenario, ¿podrá Sheldon lidiar con esos cambios? Todos sus antecedentes parecen indicar que no.

¿Algo más?

Un apunte final sobre el artículo que inició esta reflexión, por si alguien lo lee (está en inglés), creo que este falla al tratar de establecer el problema de Sheldon a partir de un error que el profesor Sturgis comete en Young Sheldon.

Aclarado esto, volvamos al tema principal. En lo personal, me inclino por el escenario positivo. Aunque quizás no sea el más realista, creo que The Big Bang Theory fue siempre una comedia blanca y optimista que le dio un final positivo a todos sus personajes.

Puede que no sea una buena razón para preferir un escenario sobre otro, pero en este caso no creo que exista una opción “correcta”, y en tal caso, cada uno puede elegir el que prefiera. Y yo prefiero elegir el bueno. Espero que tú también.