Fandom

Reseña de ‘Criminal’, Kunal Nayyar se roba el show

Criminal es una serie de antología de Netflix que, pese a su sólido elenco, pasó desapercibida durante su primera temporada.

La segunda temporada regresó pisando fuerte, con cuatro episodios en lugar de los tres, aunque sigue mostrando la misma fórmula que transcurre en la sala de interrogatorios, el pasillo de la agencia, la sala de declaraciones y el “detrás del espejo”, que es donde se concentra toda la acción.

La gran apuesta de Criminal UK

Tensa y atractiva, Criminal tomó todo lo que funcionó en la primera temporada y lo amplificó, creando algo sustancioso en lo cual los fans del drama criminal puedan hincar los dientes con placer.

También aumentó la apuesta en la elección del elenco, trajeron a Sophie Okonedo, Kit Harington, Sharon Horgan y Kunal Nayyar para interpretar a los cuatro sospechosos que serán interrogados, todos con diferentes grados de inocencia y culpabilidad.

Una cuestión interesante este año es que todos los actores invitados jugarán en papeles completamente opuestos a aquellos por los cuales fueron conocidos. Algo que juega a su favor, pues inevitablemente nos acaban tomando por sorpresa.

Sophie, a quienes podrán reconocer de Hotel Rwanda y Flack, es una roba escenas interpretando a la humilde Julia Bryce, cuyo esposo ha sido condenado por asesinato.

La actriz sí que sabe contar una historia con las expresiones de su rostro y hacernos sentir cosas distintas solo con una sola mirada. Una gran fuerza interpretativa. Es increíble de presenciar.

Kit, más conocido por interpretar al heroico Jon Snow en Game of Thrones, y que en Poniente solía ser muy torpe cuando se trataba de los asuntos del corazón. En Criminal es un agente inmobiliario engreído, bajo el que pende una acusación de violación. Y sus frustraciones lo hacen cada vez más insoportable, conforme avanza el episodio.

Empezar con un monólogo de siete minutos da escalofríos y nos lo muestra claramente como uno de esos banqueros engreídos y seguros de sí mismos que todos alguna vez hemos sufrido. Sin embargo, ser una horrible persona no te vuelve automáticamente culpable. Y eso es algo con lo que el equipo deberá lidiar.

Sharon Horgan, nuevamente en la palestra gracias a su comedia Catastrophe, se convierte en la justiciera en su episodio, lo que no siempre es algo bienvenido en una investigación policial, especialmente cuando parece creer que la caza de los pedófilos se trata de un juego de Clue (esos de “descubre al asesino”).

Ella es tan moralista que durante su tiempo en pantalla la alientas y la odias por partes iguales.

Sin embargo, es Kunal Nayyar el que se lleva las palmas, haciéndonos olvidar al encantador nerd que solo desea ser amado en The Big Bang Theory, pues interpreta a un asesino convicto que es traído de su prisón para ayudar a esclarecer en el nuevo caso.

Barbudo, frío y endurecido por los años en prisión, es alguien que fácilmente logra que le tengamos miedo. Una interpretación que es un completo giro en su carrera. Giros que también veremos en su episodio, pues algo se trae entre manos.

Y vinculándolos a todos regresa el equipo conformado por Lee Ingleby, Rochenda Sandall, Katherine Kelly y Shubhan Saraf, quienes deberán aguzar el ingenio para imponerse sobre sus interrogados, mientras abordan cada caso para intentar encontrar las respuestas.

Su intensidad durante los interrogatorios es compensada con sus bromas y humor fuera de la sala, lo cual proporciona el suficiente alivio para cortar la tensión cuando es necesario. Eso y una pequeña trama secundaria que rodea sus vidas fuera del trabajo hace que te vincules con el equipo.

En comparación con la primera temporada, podemos asegurarles que la han superado con creces y la serie se vuelve una sólida opción para los días dentro de casa.

Conmovedoras de principio a fin, las historias más impactantes provienen de Kunal Nayyar y Sharon Horgan, te aseguro que te dejarán con los ojos abiertos mientras intentas descubrir qué está pasando.

En general, la serie es una gran satisfacción por lo que han logrado y solo nos queda cruzar los dedos para que mantengan el nivel durante su tercera temporada.

¿Algo más?

Puedes ver aquí el avance o trailer de la segunda temporada de Criminal UK (con subtítulos):

Después de tantos halagos a la serie, hay que mencionar algunos peros. El primero, y el más obvio, es que apuesta siempre por la misma fórmula procedimental, todo ocurre en prácticamente las mismas locaciones, que son muy pocas.

La serie apuesta y confía en las interpretaciones, la narrativa y el juego de cámaras, pero sobre todo en el desempeño actoral. De ahí que a menudo el resultado pueda resultar irregular, dependiendo de cuánto logres conectar y seas conquistado por el invitado de turno.

Criminal consta de cuatro partes (en Netflix aparece como series independientes) cada una en un país diferente (Reino Unido, España, Francia y Alemania). Para la segunda temporada la parte de España fue cancelada, demostrando que la fórmula, muy bien recibida en algunos países, no tuvo éxito en todas partes.

Kunal está fantástico en su episodio, que es el cuarto de la parte en Reino Unido (Criminal UK), por si acaso. Pese a todos los reparos, reitero que es una serie muy recomendable. Yo la disfrusté mucho.