Interesante Series The Big Bang Theory

¿Quieres iniciar una pelea? Hablemos de los Spoilers


Amados por unos, odiados por otros… Espera, ¿amados? ¿Hay gente que ama los spoilers? Por supuesto, hay gente que le encantan los spoilers. ¿Acaso creías que el secretismo es la única opción?

Así se comienza una pelea en este mundo de los spoilers y de gente con piel delgada. Reprochándole al otro el no comprender su punto de vista contrario y opuesto al propio.

Y es que los spoilers levantan pasiones. Pero antes de perder la cordura preguntémonos qué dice la ciencia sobre este tema. Digo, para intentar ser objetivos, al menos de apariencia.

Según la ciencia…

Hace tiempo se realizó un estudio psicológico relacionado con el tema. No se enfocaba específicamente en los spoilers de las series de televisión, pero sí a intentar descubrir el efecto de la pérdida de la sorpresa al evaluar el impacto de una narración.

El estudio de Nicholas Christenfeld y Jonathan Leavitt, miembros del departamento de psicología de la UC de San Diego realizaron experimentos con 30 individuos a quienes les leyeron historias cortas, algunas modificadas con un párrafo inicial que revelaban completamente la trama de todo el relato. Los sujetos prefirieron en su mayoría las historias que contenían este párrafo con spoiler.

Este experimento parece demostrar que la idea de la sorpresa en los relatos está completamente sobrevalorada y que no serían más que una excusa para contar una historia.

De igual manera, el estudio concluyó que leer una historia, que ha sido spoileada, es mucho más sencillo, porque los individuos dejan de concentrarse en intentar descubrir el misterio para pasar a disfrutar completamente de la experiencia estética de la historia.

Esta última observación concuerda con el sentido común. Uno puede leer un buen libro varias veces, incluso puede llegar a disfrutarlo más en los posteriores repasos, aunque ya conoce el desarrollo de los acontecimientos y el descenlace de la trama. Y esta situación puede extenderse a películas, series y otros medios narrativos.

Aunque las conclusiones alcanzadas por el estudio de Christenfeld y Leavitt parecerían demostrar que los spoilers son algo positivo, que nos permite disfrutar mejor de un libro, una película o un episodio de nuestra serie favorita, la experiencia concreta nos dice todo lo contrario.

La mayoría de las personas se enojan cuando alguien les “arruina” la experiencia al contarles lo que va a suceder.

¿Significa esto que el estudio no tiene validez? Creo que no deberíamos apresurarnos a descartar la validez del estudio. Quiero decir, como todo estudio se concentra en analizar un tema o problema y suele descartar ciertas condiciones aleatorias. En otras palabras, las conclusiones de un estudio son válidas dentro de las condiciones del propio experimento, pero intentar sacar conclusiones generales que se puedan aplicar a todas las circunstancias sería aventurarse demasiado. Razón suficiente para que siempre tomemos con pinzas todos esas noticias que comienzan con la frase: “La ciencia ha demostrado que…” o “Según la ciencia…”.

La agonía y la recompensa

Volviendo al tema de los spoilers, lo que el estudio ignora, porque no era el objetivo de su investigación es algo que suele llamarse “inversión emocional” en lo que se desea ver.

En ese sentido, las personas que fueron objeto de estudio recibieron tres relatos que no conocían, por los que no tenían apego previo al experimento. Por eso sus respuestas no concuerdan con la experiencia de la gente que espera un nuevo episodio, un nuevo volúmen de un manga, una continuación de su libro o película favorita. Algo que están esperando por semanas, meses y hasta años. A espera tanto, que espera ser recompensando con algo realmente grande y gratificante.

En este escenario es comprensible que una persona se sienta fastidiada cuando alguien le arruina esa espera con un spoiler, porque siente que le han tirado por la borda todos ese tiempo que ha esperado. El regalo que espera abrir con sus propias manos es encontrado abierto y manoseado por extraños. Un desastre.

Yo creo que también tiene que ver con el poder y el cómo reaccionamos a él.

¿De qué estoy hablando? Pues de esa gente que apenas termina de emitirse un episodio (y con las redes sociales ni siquiera es necesario que acabe), se lanzan a escribir todos los detalles. Yo lo he vivido con Game of Thrones, cómo en Twitter aparecían comentarios sobre “cómo es posible que hayan matado a X (inserte aquí personaje importante o muy querido)”.

¿Por qué esta gente disfruta hacer spoilers a otros de manera consciente? Como decía, podría tratarse del poder.

Poseer información que otros no tienen te da una sensación de control de la situación. Sin embargo, la experiencia de poder no es completa si no lo ejerces. No importa que los demás reacciones negativamente. La ira de otros incrementa la sensación de poder. En este punto el que hace spoiler se convierte en un trol de internet. Alguien que disfruta del caos que él mismo crea. Alguien que se alimenta de la molestia de otros.

De todas formas, el spoiler que más duele es el no intencional. Quiero decir, creo que una persona con dos dedos de frente sabe a estas alturas que las redes sociales e internet en general, no es un lugar apropiado por el cual navegar cuando se pretende llegar al estreno de un episoidio “virgen de spoilers”.

Sin embargo, creo que nadie llega a esos extremos, así que lo que suele hacer es evitar ciertos sitios o lugares que considerados “peligrosos”, llegando a tener una sensación de cierta seguridad de que no va enterarse de nada. Hasta que en el lugar menos esperado alguien comenta algo y le arruina la experiencia. En fin, suele pasar con más frecuencia de lo que uno cree.

Disfruta del viaje

Bueno, hasta aquí me he ocupado de la gente que no tolera spoilers. Ahora me ocuparé de otro tipo de gente, aquella que como yo no se hace problema con los spoilers.

Sinceramente, no sé por qué no me molestan los spoilers. Puede que incluso esté en ese reducido grupo de gente que los disfruta. Aunque “disfrutar” suena algo exagerado.

Desde niño sentí fascinación por la historia, incluso ahora mis libros favoritos son las novelas históricas. Lo que me recuerda otra vez que debo acabar la saga de Collen McCullough. Y bueno, cuando uno lee novelas históricas, salvo que sea una del género ucrónico, si hay algo que no debería esperar encontrar son sorpresas.

Podría resumir mi postura en que no me interesa saber el destino, yo disfruto de la experiencia del viaje.

Sin embargo, prefiero despedirme explicando el por qué para mí la sorpresa está sobrevalorada. Y por qué no debería molestarme saber qué sucederá y comenzar a concentrarme más en cómo sucederán las cosas, cómo llegamo al momento crítico.

Para ello utilizaré las palabras del gran Alfred Hitchcok, citando lo que respondio durante una entrevista, su ejemplo es claro y sencillo:

“La diferencia entre el suspense y la sorpresa es muy simple […] Estamos conversando, no sabemos que hay una bomba debajo de esta mesa y tenemos una conversación muy anodina, no sucede nada especial y de repente: bum, la explosión. El público queda sorprendido, pero antes tuvo que ver una escena completamente intrascendente. Examinemos ahora el suspense. La bomba está debajo de la mesa y el público lo sabe, probablemente porque ha visto que el anarquista la ponía ahí. El público sabe que la bomba estallará a la una y sabe que es la una menos cuarto (hay un reloj en el decorado); la misma conversación anodina se vuelve de repente muy interesante porque el público participa en la escena. Tienen ganas de decirle a los personajes de la pantalla: ‘Dejen de hablar tonterías, hay una bomba y va a estallar’.

“En el primer caso, se ha ofrecido al público quince segundos de sorpresa, que es lo que dura la explosión. En el segundo caso, le hemos ofrecido quince minutos de suspense”.

Deja de pensar en tu “inversión emocional”, amigo. Piensa únicamente en la historia. Y disfruta del viaje amigo mío, aunque ya sepas hacia dónde vas, disfruta del viaje.



Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *