Series TBBT por dentro The Big Bang Theory

Glamour | Reseña de 11×15: Sheldon al fin se da cuenta de lo egoísta que ha sido


Solo ha tomado 15 episodios de la temporada 11, pero la redención de Sheldon Cooper finalmente está en marcha. Este Sheldon es notablemente diferente al que hemos visto en las temporadas 9 y 10, en términos de tono, comportamiento y crecimiento. Para un personaje que ya es extremo en sus formas, ha sido un poco discordante. Este desconcierto se ha extendido también a su prometida Amy Farrah Fowler, quien había comprometido su autorrespeto al tolerar el comportamiento insensible y francamente sexista de Sheldon esta temporada.

Por supuesto, los dos personajes nunca fueron famosos por su tacto, por lo que esperar que desfilen por Pasadena (o su departamento) con la gracia social del Príncipe Guillermo y la Duquesa Kate era algo que nunca iba a pasar. Pero, después del crecimiento que tuvo lugar en las últimas temporadas, al comienzo de esta temporada, pensé que el Shamy estaba listo para contraer matrimonio y abrazar una vida común… hasta que todo se vino abajo.

Pero en el episodio de esta noche, “The Novelization Correlation”, Sheldon se vio obligado a ver detenidamente su comportamiento, cuando se estrena la nueva versión del profesor Protón, a cargo de Wil Wheaton. Como sabrán, este era el programa favorito de Sheldon desde su infancia y el profesor Protón era su ídolo. Cuando la serie fue reiniciada, Sheldon se propuso ser el elegido, pero el elegido fue Wil Wheaton en su lugar. Sintió enojo, desilusión e incredulidad, pero en defensa de Sheldon, ¿quién no sentiría así?

Cuando Sheldon finalmente ve el programa (bueno, lo ve por rencor), la nueva versión de Protón, de Wheaton, sorprendentemente le gusta, hasta que Howard aparece en el show. Sheldon le pregunta a Amy por qué Howard no le dijo que haría una aparición especial, Amy adivina que Howard probablemente estaba preocupado por una reacción inmadura de Sheldon al respecto (lo cual es cierto). Más tarde, Howard le dice a Sheldon que va a tener que disculparse con Wil si quiere estar en el programa, y Sheldon se ve obligado a hacerlo.

En un momento de verdadera sinceridad, Sheldon, acompañado a regañadientes por Howard, aparece en la puerta de Wheaton para decirle que lo siente. Justo cuando parece que su disculpa ha funcionado, Wil le dice que quisiera invitar a Amy al programa, porque le gustaría contar con más mujeres científicas. Promoverlas.

Por supuesto, Sheldon está desconcertado y trata de negociar, para incluirse como un paquete junto con Amy, diciéndole a Wheaton que “no sería bueno que los dos pudiéramos demostrar que las mujeres científicas pueden conseguir un hombre?” (En fin, todavía estamos hablando de Sheldon). La reacción de asombro de Howard resume perfectamente la reacción que provocan las tonterías que acabamos de oír. Si Sheldon tenía alguna esperanza de ir al programa, ese fue el último clavo en el ataúd.

Cuando Sheldon regresa a casa y le pregunta a Amy si quiere estar en el nuevo programa del profesor Protón, ella le responde que no está realmente interesada. “Estoy a favor de promover a las mujeres en la ciencia”, dice, “pero… sé que tienes fuertes sentimientos acerca del profesor Protón y no quiero estar en medio de todo eso”.

Hay muchas cosas equivocadas en esa afirmación, comenzando por el hecho de que Amy elude sus propios logros (otra vez) para evitar herir los sentimientos de Sheldon. No solo sería un gran escaparate para ella, sino que también, como lo señaló Wheaton, llamaría la atención de más mujeres hacia la ciencia. La Amy de la temporada 9 o 10 no lo hubiera pensado dos veces. Pero justo cuando estaba por darme por vencida con Sheldon y Amy, tuvimos un gran avance:

Sheldon: “Así que tu vas a dejar de hacer algo porque piensas que podría molestarme”.
Amy: “Es complicado, porque responderte esa pregunta honestamente es una de esas cosas que tiendo a no hacer, para no molestarte”.
Sheldon: “Bueno, eso es muy molesto”.
Amy: “Como decía”.
Sheldon: “¿Qué otras cosas has dejado de hacer por mi culpa”.
Amy: “¿Recuerdas la semana pasada, cuando fuimos a ese duelo de piano bar por el cual yo estaba muy emocionada?”
Sheldon: “No”.
Amy: “Bueno, ahora lo entiendes”.

Más tarde, Sheldon le dice a Howard y Raj que está molesto. Amy a veces deja de hacer cosas por miedo a su reacción. Howard señala que no es “a veces”, sino “siempre”. Raj agrega que no es solo Amy, sino que todos dejan de hacer cosas por Sheldon. Howard concluye con que eso no son “novedades”, sino algo “establecido” dentro del grupo. Sheldon se sorprende y se pregunta si todos se siente así. Por primera vez en toda la temporada, parece como si Sheldon finalmente se diera cuenta de la magnitud y las consecuencias de su comportamiento. “No quiero que mi relación con Amy sea así. Puedo cambiar”. Los chicos lo dudan, pero Sheldon está decidido a demostrar lo contrario.

Después de un infantil juego con el ajedrez en casa, esa noche (Sheldon lo provoca, por supuesto), finalmente le dice a Amy lo que siente: “Estoy tratando de demostrarte que puedo cambiar”, dice. “No quiero que pierdas cosas por mí. Quizás, en algún lugar, hay una niña que te verá en el programa de Wil y se dará cuenta de que también puede crecer y convertirse en una brillante, increíble y exitosa científica”. (¿Dónde ha estado escondido este Sheldon?).

No es la disculpa perfecta —Sheldon naturalmente lanza algunos dardos sobre la pobre habilidad de Amy con el ajedrez, porque, bueno, es Sheldon— pero son las palabras más sinceras que pueden salir de su boca esta temporada. También es la prueba de que no necesitas ser un idiota para crear una historia. Prefiero ver a este Sheldon que el que nos dieron a comer con cuchara últimamente.

Cuando Sheldon y Amy ven el programa de Protón en su portátil (ella lo hizo después de todo), Sheldon le dice que estuvo radiante y está muy orgulloso de ella. Amy le responde que ella también está orgullosa de él, y en la clásica broma de Big Bang, Sheldon pregunta si es porque él no puede decir lo celoso que está. “No, no, sí puedo”, dice ella. “Pero puedo decir que es difícil tratar de ocultarlo”. Realmente difícil, responde Sheldon. Luego le da un beso y dice que se va para la cama, mientras Sheldon anuncia que irá a gritar al techo. Está bien, Amy y estoy de acuerdo con ello, porque es honesto, sincero y sigue estando en línea con quién es él.

Ahora, tratemos de mantenerlo de esa manera.



Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias