Series TBBT por dentro The Big Bang Theory

Reseña de The Big Bang Theory 11×18: Penny vislumbra una nueva carrera


Bill Gates ha sido el último de una serie de figuras de alto perfil de la vida real que han aparecido en The Big Bang Theory, Y aunque resultó siendo un episodio hilarante, tengo que preguntar: ¿dónde están las mujeres de alto perfil en este espectáculo? No tengo nada en contra de Bill Gates, por supuesto, pero él es el último de una serie de hombres blancos adultos (Adam West, Elon Musk, Bill Nye, etc.) en las promociones del programa. La serie trae regularmente a Laurie Metcalf y Christine Baranski, pero por una vez me gustaría que apareciera una figura femenina (además de Carrie Fisher, lo que ocurrió hace años, QEPD). Tal vez alguien con quien Amy pueda tener emocionarse hasta el delirio. Solo un pensamiento…

Hasta que eso ocurra, analicemos el último episodio, “The Gates Excitation”, que según todas las previsiones, ha sido uno de los más fuertes de la presente temporada. El episodio comienza con los chicos hablando de Batman (típico), mientras que las chicas se reúnen a unos metros para conversar sobre cuánto tiempo hablarán ellos sobre Batman. Aburrido. Hemos visto esta escena exacta en el show antes, así que yo solo estoy enfocada en las ondas de playa perfectamente imperfectas del peinado de Penny y cómo podría recrear ese aspecto.

Por supuesto, todo es un arreglo para que Penny les diga a los chicos que Bill Gates llegará a la ciudad y que ella le hará un recorrido por la oficina de su compañía. Eso es porque la fundación de Gates quiere asociarse con una famacéutica. No importa que esto no suceda jamás en el mundo real, el punto es que Gates llega y los chicos están celosos. Bueno, todos menos Sheldon, que piensa que se trata de una broma cruel del día de los Inocentes (que en Estados Unidos ocurre el 1 de abril, por eso se llama April Fool’s Day).

Mientras los chicos continúan enloquecidos, Penny lanza una actualización de bajo perfil sobre su vida profesional que merecía más que una simple línea en el guion final. Ella le dice a Leonard que está nerviosa de pasar el día con Bill Gates, porque si lo hace bien, es posible que la compañía la considere para un puesto en relaciones públicas. Es bien sabido que Penny nunca ha estado realmente feliz con su trabajo en la venta de productos farmacéuticos, pero el hecho de que finalmente esté buscando realizar un cambio, es un gran paso. Ya era hora de que Penny encontrara una carrera que la satisfaga creativamente, así que una nota a los escritores de la serie: Por favor, no abandonen esta historia.

Mientras tanto, Leonard quiere conocer a Bill Gates, pero Penny le dice a su esposo que no, que es su trabajo, que necesita que resulte bien y que no se trata de un evento social. Leonard admite que tiene razón (como generalmente ocurre en este tipo de situaciones), y luego confiesa que no sería la primera vez que conoció a Bill Gates, pues su madre lo llevó a una charla que este dio en Princeton.

De vuelta en la casa extraordinariamente limpia de los Wolowitz (en serio, ¿alguien le dijo al decorador que hay un niño pequeño ahí y un recién nacido?), Bernadette y Amy se preparan para salir a comer. Si Amy esperaba una tarde de charla adulta, tendrá un duro despertar. Bernadette está en modo mamá total y no puede dejar de hablar de sus hijos. (Quiero decir, con dos niños menores de dos años, ¿quién podría culparla?) Cuando ella sugiere hablar de otras cosas, Amy menciona un libro sobre artistas femeninas del Renacimiento. Aunque ni siquiera fingiré estar remotamente interesada en el arte del Renacimiento (y Bernadette tampoco), felicitaciones a los escritores por haber mantenido a Amy fuera de la conversación sobre los planes de su boda. Eso no quiere decir que no debería, pero fue agradable ver a Amy hablar de otros intereses.

De vuelta en el departamento de Leonard y Penny, los muchachos están jugando videojuegos y siguen pensando en Bill Gates. Penny les dice a los chicos que irá a la oficina para prepararse para la llegada de Gates al día siguiente, lo que sorprende a Leonard ya que es domingo. (Así es Leonard: mucha gente va a la oficina los fines de semana, a eso se le llama ser una adulta y tener una carrera). De todos modos, Howard le pide a Penny que consiga el autógrafo de Bill Gates y Penny dice que sí, lo cual va en contra de todo lo que acaba de dicr sobre ser profesional durante la visita de Gates.

Sin embargo, parece que Leonard ha ganado algo de sentido común en este momento, porque le da clases a los muchachos para que sean más respetuosos con las responsabilidades laborales de Penny. Desafortunadamente, su momento de claridad no dura mucho, porque en cuanto se entera de dónde se aloja Bill Gates, recluta secretamente a Howard y Raj, para que se unan a él para esperar a Gates en el hotel. Clásico.

En el hotel, Raj está demasiado interesado en su sofisticación para llegar primero a Bill Gates, pero no hay problema, porque Leonard aprovecha la oportunidad. Se acerca a Bill Gates y se pone emocional y escalofriantes otra vez. Leonard quiere un abrazo, Bill Gates le ofrece un pañuelo en su lugar. Es oficial, Gates tiene inteligencia e inteligencia de la calle también.

Bernadette y Amy terminan su cena y la primera se disculpa por haber hablado sobre sus “increibles” hijos. Bernadette se pregunta qué le está pasando, pues es una “inteligente, educada y exitosa…”, y como no recuerda la última palabra, Amy se la da: “¿Mujer?” Sí, padres, la lucha es real. Amy le dice a Bernadette que no sea tan dura consigo misma, ya que el embarazo y el parto en realidad causan cambios físicos en la estructura del cerebro. Amy señala que algunos de estos cambios son positivos, como mejoras en la multitarea y asimilar grandes cantidades de información. Bernadette está impresionada y pasa el resto del episodio tratando de aprender conceptos científicos que nunca entenderé.

Pero volvamos a las secuelas del encuentro de Leonard y Bill Gates. Regresa a casa —sin un abrazo de su ídolo— y Penny lo sorprende con una invitación para que la acompañe a una recepción en honor de Bill Gates al día siguiente. Leonard no puede ir, si quiere salvarse delante de su esposa, y evitar que Bill Gates presente una orden de restricción en su contra.

Entonces, ¿cómo se arregla algo así? Hacerse el enfermo y se queda en casa, al parecer. Pero Penny, que se siente mal por su marido, consigue convencer a Bill Gates de que hable con Leonard y lo anime a través de una comunicación por el FaceTime. Sabía que esto pasaría a kilómetros de distancia, pero la recompensa lo vale al 100 por ciento. Bill Gates reconoce a Leonard y todo se va por la borda. Penny está estupefacta y Leonard cuelga inmediatamente. Es mejor no interponerse entre Penny y ese trabajo de relaciones públicas. Yo no lo haría.

Mientras todo esto sucede, Sheldon ha estado persiguiendo a Bill Gates (Leonard decidió aprovechar y hacerle una inocentada a su mejor amigo, dándole una dirección falsa). Sheldon está enojadísimo con Leonard, pero cuando regresa a casa, ve una nota en la puerta de Leonard que dice: “Lo siento”. Y supone que la disculpa es para él (por supuesto, es para Penny).

Pero Sheldon no lo sabe, así que cuando entra y ve… el gesto romántico, perdona a Leonard por engañarlo y anticipa una gloriosa comida de cinco platos con su amigo. Leonard no corrige a Sheldon antes de que termine el episodio, lo que significa una cosa: si no retomamos el hilo la próxima semana, justo después de esta cena, habremos perdido una gran oportunidad para todos.

Esta entrada se publicó originalmente como ‘The Big Bang Theory’ Season 11 Episode 18 Recap: Penny Envisions a New Career, por Jessica Fadloff, en inglés. Nosotros la hemos traducido lo mejor que podemos para el público en español.



Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias