Series TBBT por dentro The Big Bang Theory

Reseña TBBT 12×09: El proyecto de Sheldon y Amy se desmorona


Desde que The Big Bang Theory introdujo el concepto de la Super-Asimetría durante la boda de Sheldon y Amy el pasado mes de mayo, he sido renuente a aceptar su entusiasmo por esta idea. No tiene nada que ver con que Sheldon y Amy trabajen juntos en equipo, pero sí con el hecho de sentirme de nuevo en la secundaria, luchando por entender lo básico. No fue una historia emocionante.

Los resultados dentro del espectáculo también han sido mixtos; a veces la superasimetría ha allanado el camino para algunas discusiones importantes; otras veces solo logro que me desentendieran del todo con lo que veía. Pero en el episodio de esta noche: “The Citation Negation”, me sentí completamente involucrada por primera vez.

El episodio comienza con Sheldon y Amy reclutando a Leonard para ayudarles a encontrar las cientos de referencias bibliográficas que necesita su investigación antes de ser publicada. En un esfuerzo por mantener su proyecto en secreto, le piden a Leonard que pase horas en una biblioteca oscura haciendo este trabajo. No estoy seguro de qué saca Leonard de todo esto, pero como ya tiene a Penny ¿qué más puede pedirle a la vida?

Y como mi personaje favorito, Anu, lamentablemente no está en el episodio, los escritores juntan a Raj con Leonard en ese calabozo con poca luz que es la biblioteca. Es tan aburrido como la clase de química que mencioné antes, hasta que Leonard y Raj descubren algo que no tiene buena pinta; aparentemente, Sheldon y Amy no han sido los primeros en descubrir la superasimetría.

Leonard y Raj llevan sus hallazgos a Howard, quien confirma que en 1978 un científico ruso ya había refutado la superasimetría. Como puede leeerse en sus conclusiones: “La Super-Asimetría es inherentemente defectuosa y no soporta el peso de un examen minucioso”. Rayos.

Leonard les da la noticia a Sheldon y Amy, quienes la reciben en completa incredulidad. Sheldon de alguna manera se las arregla para agradecerle a Leonard pr transmitir las noticias, sabiendo que no debió ser fácil para él. Su madurez da paso a una reacción infantil, cuando destruye una de las pizarras de trabajo. No puedo recordar la última vez que presencié la profunda ira y frustración de Sheldon. el momento pretende inyectar un poco de humor a la escena, pero es demasiado tarde; no tiene nada de gracioso. Sheldon y Amy están devastados y tienen todo el derecho de estarlo.

Sheldon se retira al dormitorio, revisa en los papeles tratando de encontrar algo —cualquier cosa— que pueda darle una idea de lo que ha pasado. Amy también está deprimida, pero trata de hacer lo que pueda para animar a su marido. Incluso se ofrece para cantarle “Soft Kitty”. Si eso no es amor, no sé qué es. Sheldon no entiende cómo Amy está tan tranquila en medio de su retroceso profesional, pero ella le responde que intenta mantener la calma por su bien.

Sheldon cree que fingir la realidad no le hace bien, al contrario, lo hace sentir peor, lo que le da a Amy la oportunidad de aceptar su propia decepcionante realidad: “¡Bien! ¡No estoy bien!”, dice ella, con voz temblorosa. “Se nos ocurrió una idea en el día de nuestra boda. Gastamos meses de nuestras vidas en ella y creí que cambiaríamos el curso de la ciencia, ¡y ahora todo se fue!”

Vaya. Big Bang no suele ir por estos lares, pero esta escena es completamente hermosa y desgarradora a la vez.

Al día siguiente, un Sheldon y una Amy con aspecto completamente abatido ni siquiera van a trabajar (¿quién podría culparlos?). De hecho, ni siquiera saben qué día es.

“Tuvieron un contratiempo”, dice Penny, antes de iniciar un inoportuno discurso para levantarles el ánimo. “¡Este es el momento de levantarse y esforzarse más! Es como el medio tiempo, y están 7 puntos abajo!”. Leonard también intenta lo mismo con su propio discurso inspirador: “Individualmente, son las personas más inteligentes que conozco. Juntos pueden hacer cualquier cosa”, pero tales palabras no son bien recibidas. “Aprecio lo que intentan hacer”, dice Sheldon, “pero por favor, basta. No lograrás que esto mejore”. Amy añade: “Estoy con Shelon. Trabajamos duro en esa investigación y todo fue en vano. Si crees que una charla de ánimo puede ayudarnos, entonces no entiendes nada”.

Ella tiene razón. El Shamy necesita tiempo para llorar. Este ha sido su bebé la mayor parte del año. Por supuesto, regresarán para ocupar su lugar, pero primero deben procesar la decepción. Y sin ofender a la Super-Asimetría, pero esta es la historia que quería ver.

Esta reseña se publicó originalmente en la revista Glamour como: The Big Bang Theory Season 12, Episode 9 Recap: Amy and Sheldon’s Project Falls Apart, por Jessica Radloff, en inglés. Nosotros la hemos traducido lo mejor que podemos para ponerla al alcance del fandom en español de la serie.



Con un pequeño aporte económico puedes ayudarnos a seguir subiendo contenido de calidad.
De antemano, muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *